Querida Palmira

 

Hace un año que Palmira nos dejó. Se había jubilado hacía ya un tiempo, por motivos de salud, antes incluso de cuando le hubiese gustado. Pero Palmira seguía siempre presente. Un día una llamada, otro una consulta, otro una visita. Muchas de nuestras conversaciones giraban alrededor de ella: ¿Qué piensa Palmira? ¿Tú crees que Palmira lo haría así?  Mira, lo mejor es que le preguntes a Palmira cómo hay que hacerlo.

La Cátedra UNESCO, nuestra Cátedra, no sería lo que es sin ella, sin nuestra Palmira, sin nuestra amiga del alma y nuestra compañera insuperable. Tuve el privilegio de trabajar con ella estos quince años que ya va a cumplir la Cátedra, y casi otro decenio con anterioridad; por eso fui afortunado, y conozco de primera mano que hablar de Palmira como persona de bien, de grandeza de espíritu y de generosidad es una aproximación, con frecuencia escasa, de alguien excepcional como era ella. Para nosotros, como sigue siendo. Su huella en nuestro proyecto académico y de pensamiento es profunda e imperecedera, y es uno de nuestros mayores tesoros.

Por lo anterior y por otras muchas razones que aportarían al instante quienes la conocieron y aprendieron de ella, de su bondad y de su impagable profesionalidad, hemos pensado que era conveniente crear este punto de encuentro de sus amigos y para su recuerdo, de la gratitud que la guardamos quiénes la conocimos y la admiramos. Para proclamar lo perenne de su recuerdo. Aquí, y así, pretendemos dar la palabra a todos ellos en lugar de explayarnos nosotros solos, a modo de obra coral que sustituya a un relato individual interminable de sus valores. También aquí recogemos dos textos suyos cargados de simbolismo y algunas de las muchas fotos que seguimos mirando cada día queriendo volver a traerla entre nosotros.

 Francisco Michavila

 

 

Una de las primeras cosas que me dijeron cuando llegué a la Cátedra UNESCO es que la “gampi” está formada con las iniciales de quienes la fundaron. Así como gampi sólo puede ser lo que es si tiene sus cinco letras, esta Cátedra es lo que es por cada uno de los que han formado parte de su construcción. Una tarea de la que Palmira ha sido y es indiscutible protagonista.

Podría hablar de distintas facetas de mi querida Palmi pero quiero destacar dos:

Palmira la “equilibrista” que con esa intuición natural de madre siempre buscaba los equilibrios entre quienes estábamos cerca de ella, con el gesto oportuno, la palabra precisa en el momento en el que más se necesitaba. Nunca me faltó su calidez y empuje cuando las cosas me parecían cuesta arriba tan lejos de mi familia.

Y la “maga” Palmira, capaz de resolver con gran efectividad cualquier situación profesional por complicada que pareciera. Haciendo gala de un saber estar y una elegancia, que en ella parecían innatas, Palmira siempre encontraba la manera de solucionarlo todo.

Querida Palmira, este pequeño homenaje que te hacemos y al que se han sumado tantos amigos, es también una muestra de gratitud para tu familia, Pepe, Carlos y Marcos, que con gran generosidad nos compartieron una parte de ti.

 Jorge Martínez

 


 

 


Palmira escribió, entre otros, los dos textos que a continuación reproducimos; el primero, realizado con motivo del X Aniversario de nuestra Cátedra UNESCO, en 2009, y el segundo por su despedida de la Cátedra UNESCO.

 

Felicitación X Aniversario Cátedra UNESCO

"Hoy celebramos nuestro décimo aniversario, estamos satisfechos, contentos, la llama de la ilusión del primer día no se ha apagado y ello se lo debemos a todos, a las Instituciones que han creído en nosotros, a los colaboradores, y a esa gran lista de invitados que con su asistencia nos habéis dado confianza y ayudado a seguir en la “brecha” con una mayor ilusión."

 

Despedida de la Cátedra UNESCO

"Cuando se está haciendo algo, consciente de que es por última vez y ese “algo” ha significado en cada ocasión una íntima satisfacción, por haber sido hecho con todo el afecto del que soy capaz, me invaden los duendes de la melancolía. En estos momentos todas mis vivencias –y son muchas– pugnan por ocupar el primer lugar entre los recuerdos que estos días me acompañan constantemente. Sería muy feliz relatándolos aquí, pero necesitaría mucho espacio, demasiado, por lo que resulta imposible."

 

 

Información adicional